estudiar extranjero
Claudia

Periodista hasta la médula, comunicadora y viajera. Me encanta todo lo relacionado con el marketing digital y cómo viajan las palabras a través del canal online.

Cuando llegan las esperadas vacaciones familiares todos corremos a hacer las maletas ansiosos de llegar a nuestro destino, donde descansaremos, iremos a la playa, a cenar, realizaremos actividades ocio para toda la familia…

Eso está muy bien, pero ¿Y si este año hacernos algo diferente? ¿Y si aprovecharnos las vacaciones para viajar, conocer otros lugares y además aprender?

El turismo educativo ofrece una alternativa cada vez más demandada por los padres que buscan nuevas experiencias didácticas para sus hijos.

Dentro de este sector, el turismo de idiomas es uno de los más demandados. Muchos niños realizan cursos de idiomas en el extranjero durante los meses estivales, pero ¿Por qué no nos vamos todos?

En muchas ocasiones los padres se muestran reticentes a la hora de enviar a sus hijos solos al extranjero. Suelen retrasar este tipo de viajes hasta que los niños tiene ya cierta edad, desaprovechando la capacidad que tienen de aprender nuevos idiomas cuando aún son pequeños.

Las escuelas de idiomas han detectado esta problemática y ya son muchas las que ofrecen paquetes turísticos para toda la familia, donde se incluyen a niños a partir de 3 años y a padres, independientemente del nivel de inglés que tengan.

¿A dónde nos vamos?

Existen muchos destinos especializados en el turismo de idiomas.

Bournemouth es uno de ellos. Esta agradable ciudad de la costa sur inglesa está situada a apenas dos horas de Londres.

bournemouth

Pero no solo se trata de pasar las vacaciones en un aula, Bournemouth ofrece mucho más cuando acaban las clases.

Cuenta con 11 kilómetros de playas de arena blanca donde disfrutar de un buen baño, además es una de las ciudades más soleadas de Inglaterra.

Es una ciudad muy animada con cientos de tiendas y restaurantes, donde podrás realizar muchas actividades en familia.

Visitar el Russell-Cotes un museo con una gran colección de objetos de todo el mundo, pasar la tarde en el Oceanarium o pasear por los jardines tropicales de Alum Chine.

También puedes realizar una excursión a Isla Brownsea donde podrás avistar ardillas rojas y ciervos. Y por supuesto, acercarte a pasar el día a Londres.

También encontrarás este tipo de programas en otros puntos de Inglaterra. Tanto en Londres como en Totnes la escuela The Language in Group cuenta con un programa llamado Play with English que puede ser seguido por toda la familia.

En Irlanda también contarás con cursos especializados para familias en Dublín y en Galway, una pequeña ciudad de pescadores con un gran ambiente estudiantil.

Si prefieres cruzar el charco, en Ottawa, Canadá, la National School Language Camps también acepta padres en sus clases, donde podrán realizar distintos cursos de inglés, como el de Business English. Además, la propia Universidad organiza excusiones a Toronto y a las Cataratas del Niágara.

londres

Si estos destinos te resultan algo fríos para unas vacaciones estivales, quizás te seduzca más la idea de viajar a Malta.

 La Escuela Inlingua ofrece cursos tanto para padres como para niños además oferta también clases de buceo y otras actividades complementarias.

¿Os animáis a unas vacaciones diferentes en familia?

¿Te ha gustado este post? Déjanos tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.