Riccardo

Especialista de marketing en el sector turístico. Italiano de Milán, actualmente vivo en Barcelona. Me gustan el deporte y los viajes.

No te quedes todo para ti... ¡Compárte!

Grecia autentica: todavía existe. Islas pequeñísimas y solitarias donde las cabras que pastan en medio de arrayanes y salvia superan en número a los turistas. Se duerme en tabernas-hoteles y se come a la sombra de un tejado de paja entretejida. Difícilmente se descubren estos últimos paraísos del mediterráneo: los que los conocen se guardan en secreto nombres y direcciones. Ni Mykonos, ni Santorini, ni Rodas… Las que en este post encontrarás son 3 islas solitarias de Grecia

pulpos tendidos en islas solitarias de grecia

3 islas solitarias de Grecia

Isla de Arki

Una de las islas solitarias de Grecia es la pequeña Arki de tan solo 3,5 kilómetros cuadrados en el archipiélago de Lipsi: aquí te olvidas del ruido del tráfico y lo cambias por el romper de las olas, o el de un cormorán que rompe la superficie del agua para pescar. Se vive en total armonía con el mar y el viento en esta remota isla griega a pocos kilómetros de la costa de Turquía.

Una cincuentena de personas, ni siquiera un cajero automático (trae dinero en efectivo!), colinas áridas, vegetación mediterránea, costa escarpada interrumpida por pequeñas calas y playas solitarias.

Inmerso en la tranquilidad y el silencio, Arki es totalmente peatonal y se explora siguiendo los interminables laberintos de los senderos de las cabras. La vida local rueda alrededor del pequeño puerto local, el único y verdadero centro de la isla con los barcos de pesca y las redes amarillas puestas a secar.

puerto de akri

Durante el verano, un tour de un día todos los días desde Patmos y Lipsi interrumpe la calma de Akri desembarcando a unos cuantos turistas durante unas horas, justo el tiempo para un baño. Entonces Arki vuelve a sus ritmos perezosos.

Las habitaciones y los hoteles son pocos y para agosto es necesario reservar con antelación. Uno de los mejores lugares es sin duda la Taberna Nikolas, cinco dormitorios, cada uno con una terraza de buganvillas de colores, que ofrece una bonita vista del puerto y hermosas puestas de sol.

Una alternativa más rústica es la taverna O Trypas, en una casa de campo del siglo XIX, con terraza y vistas al mar. En estos dos tabernas también se puede cenar a base de pescado y mayirefta, sabrosos platos caseros elaborados con verduras estofadas.

Tercera opción, la Taverna Apolaxsi, a la que se llega con un paseo de 15 minutos por la carretera que conduce a Tiganakia: aquí puedes comer el queso típico de la zona, el Myzithra, y platos de carne a la parrilla por unos pocos euros.

cabra en akri grecia

Desembarcados en la isla todo lo que queda hacer es poner en un par de zapatillas de deporte, poner un traje de baño y un libro en la mochila y comenzar a explorar. La isla de Arki tiene una serie de calas y bahías: los dos más llamativa son la Bahía Tiganakia, en el lado sureste, y la de Limnari.

La primera se encuentra a unos veinte minutos del centro de la población y es la más espectacular, con arena blanca y aguas cristalinas. La única nota negativa, los barcos turísticos que paran en la bahía durante una hora aproximadamente, vertiendo decenas de bañistas en la playa.

Limnari, más tranquila y apartada, es una bahía de arena: la pequeña playa, a la sombra de dos tamariscos, es ideal en los días en los que el Meltemi sopla fuerte y es una de las mejores para hacer snorkeling.

No te pierdas el paseo en la puesta de sol hasta Panagia, la iglesia más bonita, blanca y azul en la cumbre de la colina. Para visitar esta iglesia hay que pedir las llaves a la Taverna Nikolas.

Tras visitar la pequeña iglesia puedes pasarte por el único local de la isla, el Faliraki, para tomar un ouzo como aperitivo. Además hay un pequeño supermercado y un quiosco que vende de todo. La velada concluirá con un trago de agua de creta, similar al brandy.

Y mucha agua de creta se tomará el 23 de agosto durante la tradicional fiesta de Panigiri, la única noche loca en la isla de Akri, que todavía es un lugar mágico, un baluarte contra el turismo de masas. Ya hay signos de transformación: la ampliación del puerto, las nuevas viviendas, los caminos ensanchados y pavimentado. Pero por ahora el paraíso no está perdido todavía. No ha perdido su alma tampoco la cercana isla-ermita de Marathi, conectada a Akri todos los días por una pequeña goleta.

Isla de Halki

halki

Cuatro kilómetros de costa, ninguna tienda, dos tabernas, una playa y un embarcadero: esta es Halki. Una isla fuera de este mundo. A pesar de esto uno se siente algo menos Robinson Crusoe cuando se encuentra en el jardín de jazmín del Pantelis Marathi Island Resort, hotel con cuatro habitaciones y comida casera.

Halki es otra pequeña isla de Grecia, pero más mundana, colonizada por turistas británicos de clase alta y un paraíso para los navegantes. Halki es una miniatura de Simi, con hermosas archontika, las casas de los capitanes con frontón neoclásico.

Desde el punto panorámico del Monte Attavyros en Rodas (única isla desde la cual se puede llegar a Halki via ferry), la fila de las islas del Dodecaneso que se ven hacia el norte se parecen a un largo arrecife frente a la costa turca. La primera de estas islas es Halki.

panorama de alki

mar de halki

No hay autobús en Halki, sólo un par de taxis,  y se ha convertido en un refugio para escritores y poetas en busca de inspiración. Empresa vana es la búsqueda de una oficina de turismo: no hay. La disponibilidad de los isleños es las únicas fuentes de información para los turistas.

Las ruinas que se encuentran cerca de Chorio, pueblo abandonado, con corrales para las ovejas en las casas en ruinas, son las del castillo construido por los Caballeros de San Juan en las ruinas de una antigua acrópolis griega. Un paseo largo y duro (un par de horas entre ida y vuelta), pero recompensado por las vistas; a lo largo del camino se encuentra también el monasterio del Arcángel Miguel.

halki playa

plaza de halki

puesta de sol en Halki

Para alojarse a 250 metros al este del puerto se encuentra Villa Dolphins, un bed and breakfast, prácticamente sobre el agua. Las habitaciones dan a una terraza de piedra directamente a orillas del mar. Otra opción es la romántica Admiral’s House, un archontiko de 1845 que cuenta con dos apartamentos de lujo con vistas al mar.

Isla de Tilos

isla de tilos grecia

Al norte de Halki, otra pequeña isla de 59 kilómetros cuadrados, lejos del turismo de masas es Tilos, un enclave de los australianos y los estadounidenses de origen griego que regresan cada verano. Lo más impresionante de Tilos es llegar por la noche en el puerto de Livadia cuando las luces que se ver desde el mar hacen parecer la isla como el ojo de un cíclope.

Si Livadia es el puerto más importante de Tilos, es en el pueblo de Megalo Horio de sólo 160 habitantes, situado en la colina de Agios Stefanos, que se centra la vida de la isla al atardecer. Sobre las ruinas del templo de Apolo y Atenea se construyó la iglesia del Arcángel Miguel, con frescos del siglo XVI.

El sendero que sube al Castillo de los Caballeros desde cuyas murallas se puede disfrutar de la espectacular vista de la bahía de Agios Adonios. Otros tesoros: el monasterio de Agios Panteleimon con frescos  del siglo XV y las diferentes rutas para los amantes de la observación de aves. La isla está poblada por un centenar de especies diferentes de aves, desde el águila perdicera al halcón de Eleonora.

tilos

Entre las playas de Tilos destaca la playa de Lethra, playa de guijarros que se alcanza saliendo desde el norte de Livadia y cruzando el barranco Potami y Despoti Nero, pequeña oasis de silencio. Poco frecuentada tambiñen la playa de Plaka, enmarcado por árboles mediterráneos.

Rodeado de tamariscos es la larga playa de Eristos, frecuentada también por los habitantes de Tilos. Por la noche, el Dream Island Hotel se encuentra justo en la playa de Livadia. No te pierda el tour de un día a Nisiros, a 10 millas náuticas de Tilos. Más que una isla es un volcán que sobresale del mar  se puede entrar y visitar el cráter que todavía emite vapores calientes. Es importante usar zapatos con suelas resistentes, la tierra aún quema. Pero ir allí es una gran emoción.

Aquí podrás encontrar los principales (y pocos) hoteles en Tilos.

tilos lavadia

¿Cuál es tu isla solitaria de Grecia preferida? No te guardes el secreto y…¡cuéntanoslo!


No te quedes todo para ti... ¡Compárte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.