Riccardo

Especialista de marketing en el sector turístico. Italiano de Milán, actualmente vivo en Barcelona. Me gustan el deporte y los viajes.

No te quedes todo para ti... ¡Compárte!

No es el destino más exótico que te puedas imaginar y, sin embargo, las aguas azules de esta pequeña isla en el centro del Mediterráneo se parecen mucho a las del Caribe… La única diferencia es que con un vuelo a Malta en pocas horas que estás allí. Además de la playa y la vida nocturna (que ya de por si son atractivos suficientes), Malta es una isla rica en cultura, historia y tradiciones. Para descubrir Malta sin perderse nada aquí tienes un itinerario de 3 días, para una escapada en Malta difícil de olvidar.

Que ver en Malta en tres días

1er día: La Valletta – la capital de la isla

 

La Valletta es una ciudad joven por la atmósfera vibrante: sus iglesias históricas, museos y bonitos cafés son sólo un aperitivo de lo que te espera.

  • Jardines Upper Barakka: Entra en los jardines Barakka y de pronto estarás rodeado por una sensación de tranquilidad, pero lo más destacado de este parque es la vista del puerto, una buena razón para empezar tu visita a La Valletta desde aquí.
  • City Gate: si bien aún está en obras, ya se puede ver el aspecto moderno que este proyecto de Renzo Piano donará a la ciudad, con un teatro al aire libre , un rediseño de las plazas y la nueva sede del Parlamento. Lo bonito de este edificio es que es audaz, pero al mismo tiempo se funde con en el paisaje urbano de La Valletta.
  • Catedral de San Juan: vista desde fuera, su fachada es sencilla, sin lujos, pero es el interior que se esconde el triunfo del estilo barroco en el que el color predominante es el oro y cada centímetro de las paredes, del techo y hasta del piso es cubierto con elementos decorativos. Pero en la Catedral se esconde otro tesoro que por sí solo vale el precio de la entrada: ” La decapitación de San Juan Bautista”, obra maestra de Caravaggio, conservada en el oratorio.
  • Avenida de la Repubblica: caminando por esta vía de La Valeta se respira la vitalidad de esta ciudad, mientras que la atención es capturada por el alternarse de palacios pintorescos y típicos balcones de madera. Visita además Plaza Reina y tomate un relajante café en una de las plazas más bellas de La Valletta.
  • Casa Rocca Piccola: la ruta continúa a esta hermosa residencia privada, una de las joyas de la ciudad, lo que representa más de 400 años de historia de una familia noble de la orden de los Caballeros de Malta.
  • Teatro Manoel, el tercer teatro más antiguo de Europa. Manoel Theatre, Valletta

Después de esta ruta, por la noche, es posible encontrar un poco de entretenimiento. En La Valletta hay mucho donde elegir: si las puestas de sol con vistas al mar no son suficientes, hay un montón de lugares para divertirse o relajarse con música en vivo  y una copa de buen vino.

2do día: Mdina

Toma el autobús 51 o 52 desde La Valetta y dirígete a Mdina, la “ciudad del silencio“, llamado así debido a su ambiente sereno y relajado. La antigua capital de Malta, es una tranquila ciudad de origen medieval que se caracteriza por estrechas calles que conservan una arquitectura que se puede describir como una mezcla de barroco y medieval. Y nada más comenzar a caminar por sus estrechas calles y sentirás como si hubieses viajado atrás en el tiempo. Y es así que se empieza a sentir la atmósfera especial de este lugar, paso a paso.

  • Palacio Vilhena: nada más entrar por la puerta de la ciudad se llega a este palacio construido en el siglo XVI, ahora Museo de Historia Natural. Además de ser interesante por su colección, lo que realmente es muy agradable es su arquitectura y por el jardín bien cuidado.
  • La Catedral de San Pablo está situada cerca de la plaza San Pablo, totalmente rodeada de hermosas casas y palacios muy fotogénicos. Y no es de menos la catedral, majestuosa, con altas bóvedas doradas y hermosas decoraciones en el suelo.
  • Plaza del Bastión: parada para tomar café en la “fuente “, donde te recomiendo que pruebes una rebanada de pastel de chocolate, parece más bien de toda la isla!

3er día: Sliema

El tercer día toca dedicarlo al ocio: Sliema.

Después de visitar Mdina el contraste es evidente: se pasa de la paz y el silencio a una de las principales zonas comerciales de la isla. Una vez fue un pequeño pueblo de pescadores pero ahora Sliema se ha transformado en una ciudad llena de vida, tiendas, restaurantes y vida nocturna. Si te gusta un poco de ir de compras Sliema es el lugar donde llevarse más de un par de recuerdos; hasta se pueden correr el riesgo de volver a casa con una maleta extra. Al ponerse el sol, sin embargo, tomate tiempo para un paseo por el paseo marítimo, ideal para admirar el horizonte de La Valeta. Sliema es también famosa por sus numerosas playas y costas rocosas, y es durante los meses de verano que cobran vida con multitud de personas. De vez en cuando es bueno relajarse en la playa con una copa en la mano, escuchando la música que sale de los numerosos chiringuitos y mirando el mar y, por qué no, admirando las bellezas locales!


No te quedes todo para ti... ¡Compárte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.