comer insectos
Claudia

Periodista hasta la médula, comunicadora y viajera. Me encanta todo lo relacionado con el marketing digital y cómo viajan las palabras a través del canal online.

Por si no lo sabías, es tema de actualidad: en el seno de la Unión Europea se está debatiendo en estos días la posibilidad de autorizar a restaurantes y supermercados la venta de insectos como productos de alimentación. ¿Te imaginas cómo sería probar un plato con insectos? ¡Sin duda, degustarías sabores muy diferentes a los que estás habituado!

En realidad, comer insectos no es una cosa fuera de lo normal en muchos lugares del mundo; sólo es en el Viejo Continente que esta práctica sale de lo común y ha venido siendo considerada desde hace siglos como una práctica disgustosa. Aun así, son muchos otros países fuera de Europa que los incorporan y consiguen peculiaridades gastronómicas.

¿Te gustaría descubrir algunos platos cocinados con insectos? Hemos preparado un listado de los que nos parecen visualmente más asquerosos. ¡Bastará tener la autorización de la UE para saber si son o no sabrosos!

¿Cuál de esta comida repulsiva probarías?

Comer insectos

Chapulines, México

chapulines

El chirrido de los saltamontes seguro que te transporta a lugares cerca de la playa, donde gobierna el sol y el calor. Un calor que también se hace presente en México, donde acostumbran a comer estos insectos. ¿Será que allí no corren tan rápido y su destino final es la sartén?

Los famosos chapulines son uno de los platos típicos de la gastronomía mexicana: son saltamontes o grillos fritos. Los antiguos habitantes de Ciudad de México apreciaban estos insectos ya durante la prehistoria, y no sólo como alimento, también por su canto: eran considerados animales excepcionales.

Escamoles, México

escamoles

Otro plato tradicional mexicano son los escamoles, o lo que es lo mismo, larvas de las hormigas negras gigantes. Se cocinan de diferentes maneras: fritos, en tacos con guacamole, con cebolla y chile habanero; aunque también pueden comerse crudos como si fuese caviar.

Escarabajos fritos, Tailandia

escarabajos fritos

En el Sudeste Asiático se fríe y se come todo aquello que camina, vuela o nada. Muchas personas comen insectos como tapeo, a veces incluso acompañándolos con cerveza. Se fríen en un wok, se condimentan con salsas variadas y un poco de sal y pimienta.

Podrás encontrarlos en los quioscos de los vendedores ambulantes de insectos fritos. ¿Te atreves a comer los escarabajos fritos?

Comer lombrices

Beondegi, Corea y China

Beondegi

El Beondegi es considerado un aperitivo: son los gusanos de seda hervidos o guisados.  Los podrás adquirir en los puestos de los vendedores ambulantes, en las tiendas o en los menús de los restaurantes.

El sabor no está nada mal, aunque puede que te resulte extraña la consistencia del gusano: crujiente por fuera y blando por dentro. S

Mopane, África

mopane

Las orugas mopane se nutren principalmente de las hojas del árbol con el mismo nombre. Durante el período de recogida de la planta, que tiene lugar pocas semanas antes de la estación de lluvias, son muchas las familias que se acercan a recoger estos insectos.

Durante el proceso de cocción, se extraen las extrañas y se ponen las orugas a secarse al sol, ahumadas o cocidas. En África, se consideran un verdadero manjar: se suele comer ampliamente en las zonas rurales meridionales del continente.

Casu Marzu, Cerdeña

casu marzu

Aunque comúnmente pensemos que la comida asquerosa se come en lugares muy lejanos, no nos damos cuenta que existen muchos lugares en Europa donde también se degustan: como es el caso de Cerdeña.

En esta isla italiana, se suele comer un tipo de queso de oveja llamado Casu Marzu, famoso por contener en su interior larvas de insectos.  Este queso de pasta blanda viene fermentado durante mucho tiempo hasta el punto de descomponerse, cosa que provoca que aparezcan estas larvas que lo devoran. Así, no serás el único que devore el queso.

Otros platos exóticos y asquerosos

Huitlacoche, México

huitlacoche

Continuamos en México. Otro de los manjares de esta gastronomía centroamericana son los huitlacoche, un hongo parásito de los granos de maíz. El huitlacoche no tiene un bonito aspecto: en realidad está en la delgada línea de considerarse un manjar o un parásito. Lo que sí está claro es que tiene grandes propiedades nutritivas.

Entre sus propiedades nutritivas, se encuentra la síntesis de los ácidos esenciales, baja los niveles de colesterol en la sangre, ayuda a liberar las hormonas del crecimiento y contribuye en el desarrollo mental. Por lo general, se suele comer como relleno de las quesadillas, la típica tortilla mexicana, cocinado en la sartén con especias y otros condimentos.

Arañas fritas, Camboya

arañas fritas

En Camboya han dado un paso más allá y han comenzado a freír arañas. Podrás comprar estas tarántulas negras fritas tan grandes como la palma de tu mano en los chiringuitos de la carretera que va de la capital Phnom Penh a Siem Reap.

Non Pâi, Tailandia

non-pai

“Non” significa gusanos y “Pai” significa bambù. Este plato se constituye de gusanos del bambú, conocidos en el país como los más sabrosos. Van muy bien acompañados de maíz y se fríen velozmente en un wok, con un poco de salsa y pimienta.

Balut, Sudeste asiático

balut

El Balut es probablemente el plato más asqueroso de todos los que aquí hemos enumerado debido a su aspecto. Es viscoso, amarillo, gris… nunca le darías un mordisco a menos que seas un aventurero o estés verdaderamente hambriento.

Un balut es un embrión fecundado de un pato: es lo que verás justo antes de comértelo, la pequeña forma de una cría de pato. ¡Te dará mucho repelús! Sin embargo, en Laos, Camboya, China, Filipinas y Vietnam aman este plato; es más, lo consideran un afrodisíaco, un delicioso manjar rico en proteínas.

El balut suele acompañarse de sal, pimientos, ajo y vinagre en las Filipinas; un poco de sal, zumo de límon, pimienta y hojas de menta en Vietnam; o zumo de lima y pimienta picada en Camboya.

Sopa de murciélago, Indonesia

sopa de murcielago

Este plato es una sopa típica de Indonesia, y su ingrediente principal es el murciélago. La peculiaridad de la receta es que se cocina con el murciélago al completo: alas, dientes, pelo y sus garras. ¡Necesitarás un buen estómago cuando te lo encuentres frente a ti en la mesa!

Sannakii, Corea

Sannakii

El pescado o la carne cruda están a la orden del día también en nuestras cocinas. ¿Pero cómo reaccionarías si tu comida escapase del plato? En Corea, presumen de tener un aperitivo muy peculiar: el sanakji, que escapa cuando intentas hincarle el diente.

Se caracteriza por ser un plato de tentáculos de pulpo apenas cortados que todavía se mueven, y que se condimentan con aceite de sésamo.

Ojos de atún, Japón

atún

Estos ojos pueden encontrarse fácilmente en muchos mercados japoneses, y es un plato mayoritariamente apreciado en el país del sol naciente. Para cocinarlo, tan sólo tienes que hervirlo y sazonarlo, y se puede iniciar a comer como si fuese un huevo hervido: tiene un gusto parecido al de los calamares.

Estrellas de mar

estrella de mar

Aunque te parezca que su capa externa es dura, por dentro te encontrarás que su interior es blando. Tiene una consistencia parecida a la pasta de dientes y a la carne picada.

Escorpiones fritos, Tailandia y China

escorpiones fritos

Los escorpiones fritos tienen un sabor parecido al de las palomitas con mucha mantequilla. No te preocupes, el veneno está previamente neutralizado con la cocción en aceite caliente.

¿Cuál de esta comida te ha parecido más asquerosa? ¿Y cuál comerías? ¡Cuéntanoslo!

¿Te ha gustado este post? Déjanos tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.