Afincada en Barcelona, le gustan los viajes y compartir su experiencia con los demás.

Chipre es una isla del mar Mediterráneo, al sur de Turquía. Es la tercera isla mediterránea más grande en tamaño, superada por Cerdeña (la segunda) y Sicilia (la primera).

Además, ha sido considerada siempre un puente de unión entre los continentes de Europa, Asia y África. Un lugar de paso para los navegantes y conquistadores, que han luchado durante siglos dejando rastros significativos de la historia, cultura y tradiciones. Bañada por el sol durante casi 300 días al año, con un clima (frío, de abril a finales de octubre) ideal para descubrir la costa con sus 56 playas con bandera azul, inclusive las ciudades, pueblos rurales y cabos con unas vistas impresionantes.

Chipre

En la costa sur de la isla de Chipre, entre Limassol y Pafos se abre una pequeña playa donde se destaca una amplia roca emergiendo del mar. Es Petra Toy Romiou. Según la leyenda, este es el lugar donde nació Afrodita, la diosa griega de la belleza, el amor y la sexualidad. Dicen que si nadas alrededor de la enorme roca, la diosa te otorgará belleza eterna.

Es de fácil acceso. En pocas horas de vuelo de la Europa continental ya estás en la ciudad. También, gracias a las líneas aéreas de bajo coste permiten la opción de un largo fin de semana o un viaje de cuatro o cinco días. El corazón de la antigua y moderna Chipre es Nicosia, la capital desde 2004. No te pierdas sus murallas venecianas con la forma de corazón, que abarcan todo el centro de la ciudad medieval y el museo arqueológico, con un sinfín de estatuas inspiradas por Afrodita, ánforas micénicas y muchos más objetos de la Antigua Grecia.

Pafos, ha sido elegida como una de las capitales de la cultura en 2017. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1980, debido a su valor histórico como arquitectónico, de los restos de villas, palacios, teatros, fortalezas y tumbas. Además, es uno de los destinos más importantes del turismo arqueológico y cultural. Los mosaicos son los más bellos del mundo. Estos se encuentran en el parque arqueológico Kato Pafos, dentro de las cinco villas romanas que son: la Casa de Dionisos, la Casa de Teseo, la Casa de Aion, la Casa de Orfeo y la casa de las Cuatro Estaciones.  Incluye sitios y monumentos desde la era prehistórica hasta la Edad Media, siendo los más importantes los de la época romana, el odeón, el ágora, o el asklipeion.  Otra zona de carácter arqueológica es la necrópolis monumental de las Tumbas de los Reyes, las cuales están excavadas en la roca, de estilo helenístico, egipcio y romano, construidas directamente sobre el acantilado con vistas al mar Mediterráneo.

La segunda ciudad más extensa de Chipre es Limassol, de origen medieval. Antes de llegar, se debe hacer una breve parada en las ruinas de Kourion. El punto turístico más espectacular es su Teatro Greco Romano, que ha sido completamente restaurado y que en la actualidad se utiliza para hacer espectáculos musicales y teatrales al aire libre. Por otra parte, la Playa del Gobenador también es de admirar. De rocas blancas, playa de arena y aguas cristalinas poco profundas, es ideal para familias con niños.

Larnaca, es la tercera ciudad mayor de Chipre.  Antiguamente era la ciudad reino de Kition, una de las más relevantes. Conocida también porque nació uno de los más importantes filósofos, Zenon, padre de la escuela Estoica. Además, fue la segunda casa de Lázaro, el cual tras haber sido resucitado por Cristo vino a Kition como arzobispo. Los antiguos templos micénicos y los muros ciclópeos de la antigua urbe estuvieron enterrados durante siglos hasta ser descubiertos en los últimos años. Los fenicios fundaron en Kition un poderoso reino y durante el s. XVIII, se convirtió en un importante centro comercial donde los Consulados Europeos tenían sus asientos.

Se puede admirar su avenida de palmeras frente al mar, ocupada de cafés y restaurantes. En sus proximidades, se encuentran algunas de las playas más atractivas de la isla situadas entre Ayia Napa y Protaras, como la Playa de Nissi.  Bien protegida de los vientos, con 600 metros de largo y 40 metros de ancho, cubierta de arena fina y dorada, bañada por aguas color turquesa. Sus aguas cálidas y sin corriente son perfectas para los amantes del buceo. Otros deportes con mucho auge son el senderismo, el ciclismo y el golf.

Por otra parte, si nos adentramos a la gastronomía chipriota, es muy sabrosa por su influencia de la cocina griega y turca. Los platos más destacados son: el mezze, cuyo significado es degustar.  Son como unos aperitivos o tapas, que se sirven antes de comer. Tradicionalmente se acompaña con un alcohol anisado mezclado con agua, es el Ouzo. Seguidamente, tenemos el plato principal, como el pescado a la parrilla que es muy usual o el moussaka (pastel de carne y berenjenas con queso gratinado) o el tava (cordero cocinado a base de cebolla) o el kleftiko (cordero cocido a fuego lento en el horno). Otros son la sopa de lentejas o el suvlaki stin pita, que es una especie de kebab de influencia Turca. Como condimento, la salsa tzantziki (hecha con yogur y pepino), es la más habitual. Otro producto típico, es el halloumi, queso parecido al feta, pero prensado con menta y cuajado en su suero, que se puede tomar frío o caliente.  En cuanto al postre, está el bourekia (un buñuelo de queso de cabra fresco, aromatizado con canela y azahar), el galatopoureko (un pastel de masa filo, relleno de crema) o katäif (un dulce de almendra y miel, con forma cilíndrica y baño de almíbar). Y para complementar, una copita de kumandaria que es un vino dulce muy agradable o de “zivania”, un whisky elaborado con los sobrantes de las uvas fermentadas una vez destilado el vino.  Por último, el café. Similar al turco, puede ser gliki, si es dulce; metrio, intermedio, y sketo, amargo.

Chipre, es sin duda, una tierra digna de los dioses.

 

¿Te ha gustado este post? Déjanos tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.